TENDALES

Iniciar sesión

Olvidé mi contraseña

TENDALES

Bibliografía

Ordenar alfabeticamente por autor Titular up down

    Merton, Robert K. La profecía que se cumple a sí misma, en "Teoría y estructura sociales". FCE, México (1964).

     

    La profecía que se cumple a sí misma, es al principio, una definición falsa de la situación que despierta un nuevo comportamiento que hace que la falsa concepción original de la situación se vuelva verdadera.

     

    Para explicar la profecía, Merton parte de un teorema del sociólogo norteamericano W.I.Thomas que afirma lo siguiente: “Si los individuos definen las situaciones como reales, son reales en sus consecuencias”. Según el autor la profecía explica gran parte de los conflictos raciales de hoy en día y su análisis parte de la situación de exclusión de la población negra en EEUU. Para ilustrar la profecía con ejemplos vemos como los negros eran acusados de rompe huelgas pero sin embargo no eran admitidos en los sindicatos. Obviamente una vez que fueron admitidos empezaron a participar en la huelgas como cualquier otro obrero. Otro ejemplo es como se negaba la inversión en educación para los barrios negros aduciendo que éstos nunca llegaban a la universidad. La inevitable pregunta es ¿Cómo se pretendía que alcanzasen la educación superior si ni siquiera tenían acceso a la primaria?

     

    Estos mecanismos se convierten en un círculo vicioso y solo pueden superarse cuando la definición social es abandonada, es entonces cuando la creencia deja de engendrar realidad.

    La educación puede servir de ayuda pero no es suficiente para desmontar las dinámicas que reproducen los prejuicios y perpetúan la exclusión. Para ello hay que comprender mejor el funcionamiento del intra-grupo y el extra-grupo. Los extra-grupos son todos los que consideramos como distintos a “nosotros” clasificándolos por motivos de nacionalidad, religión, raza etc. pero las líneas que separan los grupos son muy finas y cambian dependiendo de la situación y el contexto. El intra-grupo dominante somete a los extra-grupos definiéndolos mediante prejuicios y con esta propaganda consigue presentar sus propias virtudes como vicios del extra-grupo. El vocabulario va transformándose para así censurar con desprecio lo que para alguien del intra-grupo sería una actitud honorable. Por lo tanto el prejuicio y la discriminación que soporta el extra-grupo no son resultado de lo que hace sino que están enraizados en la psicología heredada de los miembros de la sociedad. Las limitaciones que se ponen a los extra-grupos pueden derivar en diversas reacciones pero se suelen dar dos actitudes: la autoafirmación y la autoanulación.

     

    El intra-grupo define en Estados Unidos a la raza negra como inferior y carente de logros culturales por lo que este extra-grupo tiende a auto glorificarse exagerando cualquier logro. Por el contrario a los judíos se les echa en cara sus logros y se les acusa de ocupar demasiados puestos de poder con lo que este extra-grupo tiende a minimizar sus conquistas y a ocultar su capacidad de influencia. De estas actitudes se deduce que los extra-grupos tienden a reaccionar de manera contraria a como los define el intra-grupo y pueden llegar a caer en actitudes ridículas como el hecho de minusvalorar sus propias capacidades. En definitiva, las razones para la hostilidad racial no son algo innato sino que son conductas humanas producto de la estructura de la sociedad y por lo tanto modificables. Este círculo vicioso solo se rompe cuando hay intenciones institucionales claras para tratar de superarlo. Es decir, la profecía y como los temores se convierten en realidades funcionan cuando no se realiza ningún control institucional y se asume la naturaleza de los prejuicios.

     

    Para Merton la educación y su capacidad transformadora es importante pero no sería suficiente para poder rebatir los prejuicios atribuidos a ciertos grupos y solamente una comprometida actitud institucional garantizaría su superación. Se pueden ver claramente que las dinámicas que gobiernan las relaciones entre los distintos grupos de la sociedad están basadas en relaciones de poder. Siendo estas relaciones asimétricas los prejuicios siempre tratarán de ayudar a perpetuar el lugar que cada grupo ocupa dentro de la estructura social. La situación que actualmente está siendo construida tanto por la esfera política como por la opinión pública no está ayudando a superar los prejuicios sino que mas bien los está profundizando. Asistimos a una proliferación de discursos xenófobos por parte de algunos partidos políticos y se echa en falta una contestación de parte del resto. En definitiva, parece ser que todavía estamos lejos de las iniciativas institucionales que Merton propone.

CEARc/ Cristo, 9 bis 5º|48007- Bilbao|Tel: 944248844 |Fax: 944245938|www.cear.es|ceareuskadi@cear.es